Ponle la bufanda al móvil

La borrasca Filomena y el anticiclón que le sigue nos está dejando una ola de nieve y frío, principalmente en el este y centro de la península. Muchos medios han utilizado los dispositivos móviles para informar de todo lo que ha estado ocurriendo, de cómo han sorteado los problemas que la nieve ha ocasionado a una buena parte de la población.

Pero dejando esto a un lado hablemos del frío y de cómo esto afecta también a nuestros dispositivos móviles. A ellos les ocurre como a las personas, son sensibles a las temperaturas extremas y a los cambios bruscos. La batería y la pantalla de los smartphones son las que más sufren las bajas temperaturas. En circunstancias de mucho frío a nuestros móviles les cuesta reaccionar, consumen la batería mucho más rápido e incluso pueden apagarse súbitamente.

Y es que cuando llegamos a temperaturas bajo 0 los dispositivos móviles necesitan más energía para funcionar, igual que les ocurre a los humanos. Y aunque las baterías se apaguen de repente puede que aún tengan una buena carga, solo necesitan entrar en calor.

Así que no entremos en pánico si esto sucede. Ten paciencia y no pases por alto estos consejos:

  • Si el móvil se ha apagado caliéntalo con las manos o guárdalo en el bolsillo o en un lugar “más cálido” para que recupere un poco de temperatura antes de volver a cargarlo.
  • Mientras no utilices el móvil guárdalo en el bolsillo.
  • Opta por una buena funda que proteja al móvil del frío. Incluso por una de neopreno.
  • Evita exponerlo a lluvia, niebla o nieve, la humedad no le sienta bien a los smartphones.
  • Sigue los consejos del fabricante sobre la temperatura y uso de tu teléfono móvil.
Igual que te proteges tú del frío hazlo con tus dispositivos móviles si quieres que no te den un susto

Scroll Up